¿Qué es el párkinson?

El párkinson es un trastorno neurodegenerativo producido por la desaparición de la dopamina en el cerebro, un neurotransmisor que participa en el control y la coordinación de movimientos. La enfermedad de Parkinson afecta a más de cuatro millones de personas en el mundo (150.000 personas en España). Fue descrita por primera vez en 1817 por el médico y paleontólogo inglés James Parkinson, cuando publicó su libro titulado «Ensayo sobre la parálisis agitante», en el que dio a conocer varias historias clínicas basadas en sus propios pacientes. Su definición se mantiene hoy en día:

Movimientos involuntarios de carácter tembloroso, con disminución de la fuerza muscular que afectan a partes que están en reposo y que incluso provocan una tendencia a la inclinación del cuerpo hacia delante y a una forma de caminar a pasos cortos y rápidos. Los sentidos y el intelecto permanecen inalterados.

Las últimas definiciones sobre la enfermedad de Parkinson apuntan a que se trata de un proceso neurodegenerativo multisistémico ya que, además del sistema nervioso central, podrían estar afectadas otras estructuras. Esto explicaría la aparición de distintos síntomas motores y no motores. Su origen no está totalmente aclarado; influyen diversas causas de tipo genético, tóxico o bacteriológico. A día de hoy, es una enfermedad crónica, progresiva e incurable.


Causas

Se desconocen las causas, a excepción de los casos inducidos por traumatismos, drogodependencias y medicamentos, así como algunas formas hereditarias. Estos podrían ser algunos indicadores de riesgo:

Factores genéticos: Probables en algunos casos. Se han identificado ya cuatro genes responsables del párkinson en unas familias muy afectadas por la patología. Alrededor de un 15 % de pacientes conocen algún pariente consanguíneo afectado también de párkinson.

Tóxicos externos: Se sabe que determinadas sustancias (la MPTP, por ejemplo) puede producir párkinson. Otras sustancias generan síntomas parkinsonianos reversibles (los antipsicóticos). Igualmente se sabe que personas expuestas a herbicidas, plaguicidas, oxidantes, metales, etc., tienen más riesgo de padecer la enfermedad.

Alteración metabólica degenerativa: Se sospecha que en algunas personas el ritmo “natural” de muerte de las neuronas que segregan dopamina es más rápido que el de otras personas, por lo que desarrollarán párkinson de inicio temprano.