Comunicación verbal y no verbal en la enfermedad de Parkinson

La comunicación es el proceso mediante el cual se puede transmitir información de una entidad a otra. A través de la comunicación podemos expresar ideas, influenciar a los demás, manifestar estados de ánimo, etc. Por tanto, es de vital importancia que podamos comunicarnos de una manera correcta.
Actualmente vivimos en la era de la comunicación. Gracias a la tecnología aparecen nuevos medios y redes sociales que consiguen una unión comunicativa ya sea de modo oral, escrito o a través del arte.

Los medios de comunicación orales son muy eficaces a la hora de expresar ideas bajo un contexto ya que, además de la parte hablada, interviene también la parte gestual. Desde la Asociación Parkinson Madrid fomentamos las reuniones de Grupos de Ayuda Mutua, donde la experiencia de cada uno ayuda a comprender de forma más familiar los problemas que puedan ir surgiendo. El uso del teléfono y para los más modernos el uso de las videoconferencias, son un soporte de apoyo importante para estar comunicados.
En cuanto a los medios de comunicación escritos, son clave ante las dificultades que puedan aparecer en el habla o voz porque, a través de lo escrito, daremos voz a los sentimientos que no podemos expresar de manera oral. Hoy en día, son de uso común las redes sociales, mensajes de móviles, correos electrónicos… Y cómo no, sin olvidarnos de las cartas escritas a mano, que aportan nuestro toque personal a la comunicación escrita.

Logopedia en la comunicación verbal
Debido a la rigidez, las personas que padecen párkinson pueden padecer múltiples problemas que dificultan la comunicación y que están relacionados con:
– La movilidad de la musculatura facial, lo que dificulta el habla y la expresión facial.
– La coordinación respiratoria y fonatoria, que provoca trastornos en la voz.
– La rigidez digitomanual, que afecta a la escritura.

La logopedia ofrece técnicas y alternativas a la comunicación que recuperan, mantienen, potencian y mejoran aquellas funciones que se encuentren alteradas por causa de la enfermedad de Parkinson:

– Se aplica la rehabilitación respiratoria corrigiendo el modo y tipo respiratorio.
– A través de ejercicios con velas, pajitas o globos, se consigue mejorar el control y fuerza del soplo.
– La rehabilitación de la articulación irá encaminada a corregir la bradicinesia, rigidez y temblor que dificultan el habla. Se trabajará a través de praxias, ejercicios de sobrearticulación y vocalización.
– Las técnicas para mejorar la voz en la enfermedad de Parkinson se realizan para mejorar la intensidad y la melodía de la voz con ejercicios de canto, de variación melódica, de la intensidad del habla y la técnica de pushing (para mejorar la intensidad). Además, se dan a conocer pautas de higiene vocal y factores que hacen empeorar la voz.
– Para mejorar la escritura existen técnicas (realizadas con el pulgar y el índice, dedos con los que cogemos el bolígrafo) que mejoran la habilidad manual y la velocidad de la pinza motora, así como ejercicios de caligrafía y papel pautado para guiarse mejor en el tamaño de la letra.

– Por último, y para enlazar la comunicación verbal y no verbal, realizaremos los ejercicios para mejorar la expresión facial. La logopeda utilizará técnicas como el masaje facial, la terapia miofuncional (técnica encaminada a mejorar el tono y movilidad de los músculos de la cara) y ejercicios de expresión facial de manera activa (poner distintas expresiones frente a un espejo de alegría, enfado, sorpresa, etc.).

La constancia y el esfuerzo serán la base del éxito para conseguir una correcta comunicación. El realizar los ejercicios un par de veces a la semana ayudará a mantener la musculatura activa.
Psicología en la comunicación no verbal

La comunicación es sobre todo la capacidad de conectar con otros. La emocional es la conexión más importante que tenemos con los demás, porque es realmente cuando nos sentimos comprendidos y entendidos. Por tanto, la comunicación no verbal tiene como objetivo la comunicación emocional con los otros. Supone un 55 por ciento del total del proceso de comunicación, por lo que comunicamos más con el cuerpo, la expresión facial y los gestos que con el contenido de las palabras propiamente dicho.

La comunicación no verbal incluye varios componentes como pueden ser:
– El paralenguaje, que se relaciona con el tono y la modulación del lenguaje.
– La distancia corporal que mantienes con las personas que te comunicas. Permitimos más cercanía a las personas con las que tenemos más trato.
– La posición y movimientos corporales nos indican estados emocionales y enfatizan el contenido de lo que estamos comunicando con las palabras. En el silencio la postura también comunica nuestros estados emocionales a los demás.
– Movemos las manos para enfatizar el componente verbal.
– El olfato también es un componente importante en la comunicación no verbal, ya que un olor desagradable pude producir rechazo en los demás.
– La expresión facial (ojos, boca, cejas…) es un componente fundamental de la comunicación no verbal. Con la cara expresamos la mayoría de nuestras emociones.

La comunicación no verbal es muy importante para los seres humanos y sus relaciones porque se considera una función de supervivencia. Nos solemos acercar a las personas que tienen una expresión facial más agradable y, por el contrario, tendemos a evitar a personas que tienen una expresión facial más desagradable o que nos parecen más amenazantes.

La comunicación no verbal favorece la empatía, comunica sin necesidad de palabras y, sobre todo, nos ayuda a expresar emociones. La gran mayoría de los seres humanos nacemos con la capacidad para reconocer y expresar las emociones. Solo algunas personas que padecen alguna alteración cognitiva pueden tener dificultades para interpretar adecuadamente las señales de las expresiones faciales de los demás. Para ellos, se precisa de una adecuada capacidad viso-espacial, funciones ejecutivas y memoria para poder interpretar adecuadamente las expresiones faciales.
En el caso de la enfermedad de Parkinson, algunos afectados pueden presentar dificultades de expresión y reconocimiento facial. La disminución en las expresiones faciales se denomina hipomimia y en algunos pacientes con párkinson resulta un síntoma muy característico. Al no expresar adecuadamente las emociones también presentan dificultades para reconocerlas en las caras de los demás.

La enfermedad de Parkinson también produce cambios en la posición del cuerpo, en el tono y la cadencia de la voz, así como en el movimiento automático de las manos que acompaña al discurso. En muchos casos, la distancia para una conversación se reduce porque, al hablar en un tono tan reducido, tienen que acercarse más. Todas estas dificultadas pueden tener como consecuencia el aislamiento y dificultades en las relaciones. Las expresiones faciales y las conductas no verbales influyen también en nuestras propias emociones. Por ello, es muy importante practicar la sonrisa, asentir con la cabeza, mirar a los ojos, mover las manos para hablar… Es recomendable realizar expresiones faciales y observar las de los demás, ya que este ejercicio ayudará, no solo a mejorar nuestra expresión facial, sino también nuestras propias conductas y emociones.

Comentarios